El desafío educativo es acuciante y complejo pero debemos hacer una dolorosa elección: o nos colocamos entre los asalariados de la educación o entre los entregados a ella. la educación puede convertirse en una fecunda pasión o en una peligrosa rutina.